Que en esta gran fiesta cristiana en la que celebramos el nacimiento de nuestro señor Jesucristo, la estrella de la Navidad ilumine nuestros caminos y con fe logremos que todos los anhelos y deseos se cumplan y que el proximo año nos depare muchas alegrias, union y properidad.

 

 

 


LA VIRGEN MARÍA   |Un análisis reflexivo sobre el papel de la Santísima Virgen María en el Plan de Salvación.


Clic en la flecha del centro del vídeo para ver la película del nacimiento de Jesús. Duración 1:37 hr

Villancicos


25 de diciembre de 350   | En Roma se celebra por primera vez la Navidad.

 

25 de diciembre de 1223  | San Francisco de Asís celebra la Navidad inventando en vivo la representación del pesebre o lugar donde nació Jesús.



Navidad

Es un término castellano que proviene del latín "nativitas", que significa "nacimiento".  Los cristianos de habla inglesa (angloparlantes) utilizan el término "Christmas", una palabra compuesta de Christ y Mass (Cristo Misa) que significa "Misa de Cristo".  En algunas lenguas germánicas, como el alemán, la fiesta se denomina "Weihnachten", que significa "Noche de Bendición".


Las fiestas de la Navidad se proponen, como su nombre indica, celebrar el nacimiento de Jesús el Cristo. Es una de las fiestas más importantes del cristianismo, junto con la Pascua y Pentecostés, que celebra el nacimiento de Jesucristo en Belén. Esta fiesta se celebra el 25 de diciembre por la Iglesia católica, la Iglesia anglicana, algunas otras iglesias protestantes y la Iglesia ortodoxa rumana; y el 7 de enero en otras iglesias ortodoxas, ya que estas no aceptaron la reforma hecha al calendario juliano, para pasar a nuestro calendario gregoriano actual, llamado así del nombre de su reformador, el Sumo Pontífice Gregorio XIII.

 

Aunque para algunos historiadores la celebración de la Navidad histórica debería situarse en primavera (entre abril y mayo), y para otros, siguiendo el relato de Lucas 2:8, que indica que la noche del nacimiento de Jesús, los pastores cuidaban los rebaños al aire libre y que el cielo estaba lleno de estrellas, es poco probable que este acontecimiento hubiera ocurrido en el invierno (hemisferio norte). La Iglesia cristiana mantiene el 25 de diciembre como fecha convencional, puesto que en la primavera u otoño la Iglesia celebra la Pascua.

 

Antecedentes.

Desde antes del cristianismo, en la Roma Imperial se celebraba en el solsticio de invierno cuando "el sol vence a las tinieblas" y empiezan a alargarse los días (fecha equivalente al 25 de diciembre) el culto pagano considerado el "nacimiento del dios-sol" (natalis invicti Solis). Después de convertirse al cristiansmo, el emperador Romano Constantino, a través del Edicto de Milán, declara el cristianismo romano como religión oficial del Imperio, por lo que los cristianos se liberan de la persecusión del imperio.  Más sin embargo los romanos seguían celebrando por costumbre su fiesta natalis invicti Solis, por lo que la Iglesia decidió absorber esa fiesta dotándole de un sentido cristiano en la que se presenta a Cristo como el verdadero Sol que nace de lo alto, el Sol que vence las tinieblas, puesto que hasta entonces aún no se celebraba la natividad del Señor. Desde entonces la Navidad se corresponde con la noche del 24 al 25 de diciembre. Esta adaptación tenía la intensión de permitir la conversión de los pueblos paganos a la fe cristiana.

 

Nótese que en los gozos de la novena tradicional de aguinaldo, en la segunda estrofa dice:

                                  2. Oh luz de los cielos,

                                      sol de eternos rayos,

                                      que entre las tinieblas

                                      tu esplendor veamos.
                                      Oh divino niño,
                                      ven para enseñarnos
                                      la prudencia que hace
                                      verdaderos sabios.

Esta estrofa de la Novena tradicional de Navidad deja entrever la intención de convencer a los paganos que el Sol de eternos rayos no es su dios Saturno ni el astro que vemos en el firmamento, sino Jesucristo, Luz del mundo.

 

Se debió enfatizar, entonces, que Zacarías, en su canto de gloria, en la circuncisión de su hijo Juan (Bautista) a los ocho días de nacido y refiriéndose al nacimiento próximo de Jesús, exclamó:  «... Gracias a la misericordiosa ternura de nuestro Dios que nos traerá del cielo la visita del Sol naciente, para iluminar a los que están en las tinieblas y en la sombra de la muerte, y guiar nuestros pasos por el camino de la paz» (Lc 1.78-79).


Por otra parte Simeón, el anciano que tomó en sus brazos al niño Jesús exclama en plegaria:

«Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido, porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos: Luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel» (Lc 2:29-32)


También debió dejarse ver que Jesús mismo declara:  «Yo Soy la Luz» (Jn 8:12 ; 9:5), y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas» (Jn 12:46).


Otro punto para enfatizar sobre Jesús, verdadero Sol, es la declaración de Juan en su visión apocalíptica, que describe su aspecto así: «Y su rostro era como el sol cuando brilla con toda su fuerza» (Ap 1:16)  Y es que los apóstoles ya habían contemplado la gloria de Jesús en su aspecto físico en el momento de su transfiguración: «Allí se transfiguró en presencia de ellos: su rostro resplandecía como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz» (Mt 17:2). 

 

En Antioquía, probablemente en 386, san Juan Crisóstomo impulsó a la comunidad a unir la celebración del nacimiento de Cristo con el del 25 de diciembre, aunque parte de la comunidad ya guardaba ese día por lo menos desde diez años antes.


En el Imperio Romano, las celebraciones de Saturno  durante la semana del solsticio, que eran el acontecimiento social principal, llegaban a su apogeo el 25 de diciembre. Para hacer más fácil que los romanos pudiesen convertirse al cristianismo sin abandonar sus festividades, el papa Julio I pidió en el 350 que el nacimiento de Cristo fuera celebrado en esa misma fecha.


Algunos mantienen que el 25 de diciembre fue adoptado solamente en el siglo IV como día de fiesta cristiana después de que el emperador romano Constantino I el Grande se convirtiera al cristianismo para animar un festival religioso común y convertir a los paganos en cristianos. La lectura atenta de expedientes históricos indica que la primera mención de tal banquete en Constantinopla no sucedió sino hasta 379, bajo san Gregorio Nacianceno. En Roma, puede ser confirmado solamente cuando se menciona un documento aproximadamente del año 350, pero sin ninguna mención de la sanción por el emperador Constantino.


Los primeros cristianos celebraban principalmente la Epifanía, cuando los "Reyes Magos" visitaron al Niño Jesús. (Esto todavía se celebra actualmente en Argentina, Armenia, España, Ecuador, Perú, Paraguay, Puerto Rico, República Dominicana, México, Colombia, Uuguay y Venezuela.


Para las Iglesias Orientales la Epifanía es más importante que la Natividad, ya que es ese día cuando se da a conocer al mundo, en la persona de los extranjeros.


Algunas tradiciones de la Navidad, particularmente las de Escandinavia, tienen su origen en la celebración germánica de Yule, como son el árbol de Navidad. Allí la Navidad se conoce como Yule (o jul).

 

Como hemos visto antes, algunos historiadores hacen cáculos con referencias a citas bíblicas y costumbres sacerdotales judías para indicar que el nacimiento de Jesús pudo haber sucedido en dos fechas posibles: alrededor del 25 de septiembre o concretamente el 6 de enero (fecha en que lo celebran los cristianos ortodoxos).

 

Más sin embargo, se encuentra que en un tratado anónimo sobre solsticios y equinoccios se afirmó que "Nuestro Señor fue concebido el 8 de las calendas de abril en el mes de marzo (25 de marzo), que es el día de la Pasión del Señor y de su concepción, pues fue concebido el mismo día en que murió". Si fue concebido el 25 de marzo, la celebración de su nacimiento se fijaría nueve meses después, es decir, el 25 de diciembre.

 

 

Jesús, el Niño Dios.    [1:25 hr]

El Niño perdido y hallado en el templo.

 

 

 

Jesús, María y José.   [1:33 hr]

Un Niño llamado Jesús  [Primera parte]


Villancicos